iKwest: “La vida es muy corta para estar en un trabajo aburrido”

Si leyeron El Código Da Vinci de Dan Brown, ya deben conocer la trama. Si no, se las cuento. El punto de partida del libro es un misterio ocurrido en el Museo del Louvre de París: la muerte de Jacques Saunière. Como toda historia de misterio que se precie de tal, aquí también hay un hombre obsesionado con resolverlo: el profesor de Iconografía Religiosa Robert Langdon.

Por supuesto, hay pistas. El cuerpo de Saunière tiene varias, como la postura en que murió, un mensaje críptico en su cuerpo y un pentáculo dibujado con sangre en su pecho. Todo muy gore. La historia está repleta de acertijos y anagramas para resolver el misterio.

Y si ustedes creían que sólo los artistas se inspiran en fuentes insospechadas para crear, se equivocan. El sicólogo Heiko Linn leyó el Código da Vinci y se le prendió la ampolleta. En ese entonces, estaba concentrado en PsiTec, una empresa  que ofrece soluciones innovadoras para la gestión del recurso humano.

Pero se obsesionó con las dinámicas y los juegos de acertijos del libro, como si fuera el mismísimo Robert Langdon. Pensó que sería una novedosa forma para aplicar en las capacitaciones outdoor que buscan desarrollar habilidades blandas, como el trabajo en equipo y el liderazgo. Pero les faltaba la tecnología para poder desarrollarla. En 2008 Google lanzó su sistema operativo para móviles Android y de ahí la creación del software que les pemitió concretar la idea que tenía en mente había sólo un paso.

Ese fue el origen de iKwest, la empresa que formó junto al ingeniero Gonzalo Torrealba y con la que en julio partirán a incubarse al Plug & Play Tech Center de Silicon Valley. Este proyecto fue uno de los ganadores del concurso Global Connection de InnovaChile de Corfo con su idea inspirada en El Código Da Vinci.

El servicio que ofrecen son juegos de aventuras al aire libre, que utilizan la tecnología GPS para celulares. Sencillo, innovador y entretenido, todo al mismo tiempo. Como los juegos de barrio en la época de Google +. “Es una aventura sin límites”, lo definen sus creadores.

Para Torrealba, el emprendimiento es una forma de vida que requiere actitud, perseverancia y muchos motivos para jugársela. “El proyecto iKwest ensambla estos tres elementos, que me animaron a continuar aún con resultados adversos. Por otro lado, ver a personas pasándolo bien, aprendiendo, disfrutando del aire libre como nunca lo habían hecho, es una de las grandes motivaciones para crear y diseñar nuevos desafíos para nuestros clientes”, asegura.

Ellos también lo pasan súper haciendo lo que hacen. “La vida es muy corta para estar en un trabajo aburrido. iKwest es todo lo contrario. Tenemos tan buena onda con nuestro equipo y clientes que da gusto tomar cada desafío. No hacemos lo que debemos, sino lo mejor”.

También  sus ambiciones son enormes y eso se agradece. “Queremos crear una empresa de alcance mundial. A ambos nos gusta probar cosas distintas y nunca habíamos experimentado con algo tan grande. Eso es lo que nos motiva”, cuentan. De hecho, para Estados Unidos se propusieron conseguir capital de riesgo e iniciar operaciones allá.

Sin embargo, Linn aclara que quieren seguir siendo una empresa chilena, “que crezca en el mundo. Buscamos generar un aporte al desarrollo del país desde la innovación. Es algo que nos motiva. Estamos muy comprometidos, ya que recibimos financiamiento del Estado y de esta manera podemos devolver la confianza puesta en nosotros”.

Basta escuchar sus palabras para darse cuenta de que ambos, Heiko y Gonzalo, son unos emprendedores de tomo y lomo. Y están orgullosos de serlo. “El emprendimiento es una pasión que se vive generosamente. Conservar las ideas en la cabeza no sirve nada más que para crear la frustración futura de no haber atravesado el río. Fracasar es parte de la vida, atreverse a emprender es una decisión de vencer el miedo al fracaso y hacerse cargo de la vida. Para lograr esto se necesita de una red de contención familiar, de amistades y por cierto financiera”, expresan al unísono al otro lado del PC.

Y como es habitual en esta casa, Torrealba y Linn dejan un consejo a nuestros lectores: “Los animo a emprender, a no dejar pasar un segundo más por hacer lo que quieren con sus vidas”. Nosotros ya tomamos el desafío. Los emprendedores de iKwest también y lo están pasando de lujo. Y tú, ¿te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>