Arcaris lanza PlayVox, el Facebook de los agentes de call centers

Destacado

El equipo detrás de Arcaris lleva pegado en la frente su misión: hacer de los call centers mejores lugares para trabajar. ¿Cómo lo logra? Desarrollando softwares para la administración de los recursos humanos de esta industria.

El año pasado, y con su misión pegada en la frente, pensaron en crear una herramienta que ayude a resolver los problemas más comunes que sufren los supervisores, gerentes y directores de esta industria: la desmotivación de sus agentes, la rotación de personal y la baja productividad.

Fue así como nació PlayVox, una plataforma web interactiva, que aplica en los procesos de Recursos Humanos dinámicas presentes en los videojuegos y técnicas de psicología social. Es decir, que usa la gamificación para solucionar esos problemas. Su interfaz es sencilla y parecida a las de las redes sociales, y posee herramientas simples y fáciles de usar. Además, en su muro se pueden publicar noticias, cumpleaños y eventos, como si fuera el Facebook de los agentes de este tipo de compañías.”Construye una comunidad dentro de tu call center”, es la invitación que hacen.

“El producto lo hemos diseñado focalizado 100% en resolver los desafíos presentes en la gestión de personas en estos centros. Este foco nos ha permitido entender mejor la psicología de los agentes y supervisores. A ellos, PlayVox les ayudará a desempeñarse de forma más exitosa”, explica Ariel Cordiviola, cofundador de Arcaris.

Algunas empresas ya están utilizando esta nueva herramienta. Es el caso de Groupon, que usa PlayVox para potenciar sus procesos de selección, inducción, capacitación y reconocimiento de sus agentes de Servicio al Cliente. “Nos permite detectar y hacer un diagnóstico rápido de los agentes que tienen bajo rendimiento o desconocen ciertos procedimientos importantes en la atención a nuestros clientes”, asegura Carolina Bucarey, Head of Customer Service de Groupon LatAm.

Lo que busca esta plataforma es hacer que el personal de estas compañías trabaje más motivado. Por eso, eligieron un corazón para su logo, que simboliza y transmite cosas positivas.

Ahora, el equipo está concentrado en aumentar la base de empresas y crecer en usuarios. Esto, lo hacen desde distintos países. En Colombia está el team de ingeniería junto a Oscar Giraldo, el fundador de Arcaris y a quien presentamos el año pasado en Arriesgo. Cordiviola, en tanto, está a cargo de la oficina en Chile. Ambos viajan frecuentemente a Silicon Valley, donde se instalaron tras ganar Global Connection y donde residieron hasta mediados de este año.

Los planes internacionales de Lifeware, el emprendimiento más premiado de 2011

Con el tercer lugar que obtuvieron en el concurso de negocios digitales Sub 35, Lifeware terminó por cerrar un 2011 redondo. Tomen aire: fueron elegidos por la Revista El Sábado entre los 100 jóvenes líderes del año. Estuvieron entre los ocho finalistas del Intel Global Challenge, un concurso internacional de proyectos de negocios tecnológicos. Fueron seleccionados por el programa Global Connection para incubarse en Silicon Valley. Se adjudicaron un capital semilla de Corfo. Así que el galardón de Sub 35 fue sólo la guinda de una contundente torta que hicieron a base de puro esfuerzo.

Sigue leyendo

Los planes de Apparel Dream para revolucionar la industria de la moda

A Mika Herrera la conocimos el año pasado como la entusiasta fundadora de Clocorocó, una especie de tienda online que comercializaba ropa de diseñadores independientes. Por esos días, y desde mucho antes, ya tenía clara su faceta de emprendedora y es por eso mismo que para nosotros no ha sido sorpresa saber de todos los premios que desde fines del año pasado ha recibido su nuevo proyecto: Apparel Dream, ganador de Global Connection, Start-Up Chile y segundo lugar en Sub 35.

Así como un Clocorocó, pero desde el punto de vista del consumidor. Eso es Apparel Dream, porque si antes los compradores elegían entre las prendas disponibles, ahora es al revés: el cliente sueña un traje, lo describe, le pone precio y si quiere, hasta lo dibuja, y son los diseñadores quienes hacen las propuestas para que el interesado pueda tener su vestido añorado. Para mí, que desde niña soñé con un par de zapatos de charol rojo, sin pulsera en el tobillo y con una gran rosa adelante, tener una herramienta así es una maravilla.

En Arriesgo tuvimos el privilegio de saber de Apparel Dream hace varios meses, como en agosto, cuando Mika estuvo en Silicon Valley y con mucha altura de miras supo que era momento de darle una vuelta a Clocorocó y analizar sus ventajas y sobre todo sus desventajas, partiendo por cambiar un nombre que para gringos y chilenos no era fácil de asimilar. Reformulación y nacimiento de este nuevo proyecto.

“Surgió después de haber conversado con mucha gente y preguntarles cuáles eran los problemas que tenían cuando iban a comprar ropa. Muchos me dijeron que les pasaba que querían una prenda, se la imaginaban, la buscaban por todas partes y al final encontraban algo parecido pero no exactamente lo que querían. Es decir, habían perdido mucho tiempo buscando algo para que finalmente no quedaran conformes”, dice.

Y si en abril de 2011 Mika reconocía que lo más difícil de su emprendimiento en ese tiempo era “encontrar desarrolladores a quienes les interese la moda. La mayoría son hombres y acostumbran pensar bastante en videojuegos”, ahora parece haber encontrado la horma de su zapato (para seguir en la onda vestuario). Él es Nicolás Goles, su partner, quien precisamente también tiene una historia con los juegos de video.

“Nico había hecho juegos antes e incluso había ganado varios concursos también como desarrollador. De hecho, el primer palo sutil de ‘quiero que seas mi socio’ se lo tiré cuando él todavía estaba en Francia trabajando en un instituto de tecnología súper reconocido”, explica ella.

De esta manera y tan ágil como suelen ser las cosas para Mika, los planes del proyecto que ahora incorpora de lleno a Nicolás son ambiciosos y no esperan: En febrero es el lanzamiento oficial de Apparel Dream -para el cual están todos invitados si dejan su correo electrónico en appareldream.com-, luego ella viaja a Israel como parte del premio que obtuvieron en Sub 35, y a fines de marzo ambos viajan a Silicon Valley, donde esperan “atender a nuestros primeros 300 clientes en esos 3 meses y recibir mucho feedback de gente seca”.

En síntesis, los planes se resumen en “hacer que la frase ‘ropa única’ sea sinónimo de Apparel Dream en Estados Unidos”. 

Global Connection 2.0: Ahora se transforma en programa permanente

Este año, un grupo de 12 jóvenes emprendedores chilenos partió a Estados Unidos para incubar sus emprendimientos tech en el Plug & Play Tech Center, una de las incubadoras más prestigiosas de Silicon Valley. Tan buena experiencia tuvieron que hicieron correr la voz sobre las bondades del programa que les facilitó esta incubación: Global Connection.

Fue así como se convirtió, junto con Start-Up Chile, en uno de los programas de fomento de Corfo más apetecidos por los emprendedores chilenos. Ahora termina su marcha blanca y vuelve recargado, con varias novedades y mucho más potente.

De partida, Global Connection se convierte en un programa permanente, lo que significa que se podrá postular en cualquier fecha del año. Pero la gran noticia que trae esta versión 2.0 es que los emprendedores podrán elegir la incubadora que quieran para internacionalizar su negocio, esté en Silicon Valley o en cualquier otra parte del mundo. Además, podrán hacerlo por un tiempo mayor: nueve meses. 

Su foco son los negocios en el área de las TICs. El objetivo es que los emprendedores tengan acceso a todo tipo de inversionistas, se conecten con redes y descubran en terreno las verdaderas necesidades de sus clientes globales.

Corfo financiará hasta un 90% del costo total del programa, con un tope de $20 millones  por empresa ($15 millones para el pago del programa de incubación o aceleración) y hasta $5 millones de pesos para el pago de pasajes aéreos, seguros, alojamiento, entre otros gastos.

Los participantes deberán haber sido aceptados en el programa de incubación impartido por alguna de las instituciones internacionales registradas en Corfo o elegir a qué institución le interesa ir según su negocio e incorporarla al registro. Para postular, deben hacerlo a través sitio web de Corfo.

“Buscamos generar un flujo de talento, emprendedores, empresas, conocimiento y tecnologías entre nuestro país y los principales centros de innovación del mundo para que Chile se convierta en un polo de innovación y emprendimiento de Sudamérica”, afirma el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre.

Global Connection 2.0 se lanzó ayer con una ceremonia en la que estuvieron los protagonistas de esta historia: los emprendedores que ya se incubaron en Silicon Valley (en la foto junto a autoridades de Corfo). Entre ellos, Gonzalo Torrealba, co-fundador de iKwest, quien relató su experiencia en el Plug & Play Tech Center. “Había un cálido ambiente de colaboración de todos los participantes de diferentes países. Es un privilegio estar acá con los mejores. De verdad se respira un ambiente de emprendimiento y es el mejor lugar para venir a aprender y crecer”, aseguró.

¡A postular, entonces!

23-09: Webinar sobre cómo postular a Global Connection

Qué: Webinar “Global Connection: cómo postular paso a paso”

Cuándo: Viernes 23 de septiembre de 2011, 11 horas

Dónde: En esta sala de Facebook

Cuánto: Gratuito

Más info: Se lo contamos hace tres semanas: Global Connection vuelve recargado. En su segunda convoctaria, están buscando a diez emprendimientos tech chilenos para incubarlos durante tres meses en el Plug and Play Center de Silicon Valley. ¿Qué pasos seguir para ganarse uno de estos cupos? Conócelos en este webinar en el que la asesora de la subdirección de Emprendimiento de InnovaChile -y amigaza de Arriesgo, que se sepa-, Josefa Villarroel, detallará la postulación paso a paso y en tiempo real. La tecnología la facilitan otros amigos nuestros, Ubiqq. El evento imperdible de la semana. 

Global Connection recargado: 20 chilenos tech podrán incubarse en Silicon Valley

Global Connection vuelve a la carga. Sí, el mismo programa que llevó a un grupo de jóvenes chilenos a potenciar sus proyectos a Silicon Valley. El mismo que permitió que hoy nueve emprendimientos tecnológicos, todos de primer nivel, se estén acelerando en el Plug and Play Tech Center (como se ve en la foto que acompaña a este post), una de las mejores incubadoras de Estados Unidos y por donde alguna vez pasaron monstruos de la industria como Google y Paypal.

Lo había anunciado Corfo, la responsable del programa, y así fue: Global Connection tiene su segunda parte. Desde el viernes 2 y hasta el miércoles 12 de octubre estarán abiertas las postulaciones para ser uno más de los chilenos que vaya a desarrollar su proyecto a Silicon Valley.

El espíritu sigue siendo el mismo: apoyar a emprendimientos nacionales innovadores en la aceleración internacional de sus negocios. Los proyectos postulantes deben ser empresas que tengan menos de cuatro años de antigüedad, contados desde la declaración de inicio de actividades. Por cada proyecto pueden postular hasta dos de sus integrantes. En esta oportunidad, se premiará a diez empresas TICs.

El premio para todos los seleccionados será de lujo: una oficina y la participación en el programa de aceleración del Plug and Play Tech Center durante tres meses. ¿De qué hablamos? De acceso a foros de inversión, a asesoría estratégica y al programa de emprendimento universitario. Incluye, además, los pasajes, los seguros y alojamiento. En total, el premio suma $8 millones. Como lo dijimos alguna vez: Global Connection es el sueño de pibe tech.

Como corresponde a un concurso de este tipo, la postulación es en línea y las bases las puedes encontrar aquí. Recuerda: el plazo termina el miércoles 12 de octubre de 2011. Es una buena oportunidad para quienes no fueron seleccionados la vez anterior, vuelvan a la carga. También para los que están partiendo en la industria de los emprendimientos tech… ¡Éxito para todos!

Columna de Gonzalo Torrealba, emprendedor: “La casa en el árbol”

Muchos vivimos experiencias arriba de una casa en un árbol. Probablemente varios hicieron travesuras y más que seguro que todos aprendieron algo allá arriba, sin ser vistos.

¿En que minuto dejaste de pensar en aquella casa? La pubertad tal vez arrancó una parte, si no, lo hizo la adolescencia. Ambas son similares a un huracán que desarma la irrealidad para convertirnos en concretos profesionales, ajenos a la realidad de soñar.

La semana recién pasada estuve viviendo cinco días arriba del yate de mis amigos Jorge y Elizabeth. El lugar era increíble: dos dormitorios, un baño, cocina, sala de estar, cajoneras por todos lados y suficiente espacio para estar disfrutando de una buena conversación y por cierto de unas ricas cervezas. Arriba en la cubierta, un lugar privilegiado para disfrutar del sol, el viento y navegar por las aguas del Pacífico en la costa de San Diego, Estados Unidos.

Es apasionante la vida en el yate. Jorge me invitó a aprender tanto de tripulación como de capitán en algunos de los viajes que realizamos. Mientras navegábamos me contó con mucho orgullo todas las travesías que tuvo que pasar para lograr cumplir su sueño de llegar hasta acá, su casa… en este caso en el agua.

Fuera de ser muy conveniente económicamente (paga sólo US$420 por mes de arriendo de muelle), lo que me pareció notable fue la consecución de su sueño: lograr trazarse la meta y disfrutarla. No se imaginen que Jorge es un magnate o un tipo millonario. Él es un emprendedor de clase media que ha logrado levantar su negocio y buscó la mejor manera para vivir su aventura. Para mi gusto no hay mejor emprendimiento que tener un destino para todo lo que hacemos en la vida. El emprendimiento no es hacer negocios, no es hacer planes, es soñar y cumplir lo que soñamos.

Siento que muchas personas están estancadas en sueños chatos, planos, sin una intensa forma de amar la vida. Se compraron la casa de sus sueños, con auto incluido, por cierto en el suelo y con tremendos pilares, todo financiado por el banco, para poder disfrutar de una linda vejez. El trabajo es aburrido y no hay razón para dejarlo, más bien hay una obligación para mantenerlo… ¿Esa es la vida que planearon en la casa en el árbol? Tengo la sensación que la respuesta es negativa.

No digo que tener la casa o el auto sea lo malo (el sillón de Don Otto). Tampoco me refiero a que el trabajo tenga que ser una dulzura, pero lo que veo a diario no es ni cercano a vivir intensamente la misión en nuestras vidas.

Me considero afortunado porque tengo la oportunidad de poder disfrutar de lo que hago y a la vez de no tener una fortuna. Para mí el emprendimiento ha sido una de las formas más liberadoras para crear y entregar mi talento. Me gusta lo que veo alrededor: personas comprometidas con hacer realidad sus sueños, eso es lo que puedo ver en Silicon Valley. Chilenos, portugueses, japoneses, americanos, austriacos, todos en un mismo plan: conquistar y vencer nuestras propias dificultades para obtener lo que queremos.

Espero que cada uno se haya llevado un rato de imaginación y recuerdo por sus casas en el árbol. No lo dude… ¡Juéguesela!

*Gonzalo Torrealba es uno de los fundadores de iKwest, una de las compañías ganadoras del concurso Global Connection de Innovachile de Corfo. Gracias a este reconocimiento, Torrealba junto a su socio Heiko Linn ganaron la posibilidad de perfeccionar su emprendimiento en el Plug & Play Tech Center de Silicon Valley, desde donde despacha esta columna de opinión que nos hizo llegar su orgullosa incubadora de negocios Incuba UC, que apoya a este equipo.

iKwest: “La vida es muy corta para estar en un trabajo aburrido”

Si leyeron El Código Da Vinci de Dan Brown, ya deben conocer la trama. Si no, se las cuento. El punto de partida del libro es un misterio ocurrido en el Museo del Louvre de París: la muerte de Jacques Saunière. Como toda historia de misterio que se precie de tal, aquí también hay un hombre obsesionado con resolverlo: el profesor de Iconografía Religiosa Robert Langdon.

Por supuesto, hay pistas. El cuerpo de Saunière tiene varias, como la postura en que murió, un mensaje críptico en su cuerpo y un pentáculo dibujado con sangre en su pecho. Todo muy gore. La historia está repleta de acertijos y anagramas para resolver el misterio.

Y si ustedes creían que sólo los artistas se inspiran en fuentes insospechadas para crear, se equivocan. El sicólogo Heiko Linn leyó el Código da Vinci y se le prendió la ampolleta. En ese entonces, estaba concentrado en PsiTec, una empresa  que ofrece soluciones innovadoras para la gestión del recurso humano.

Pero se obsesionó con las dinámicas y los juegos de acertijos del libro, como si fuera el mismísimo Robert Langdon. Pensó que sería una novedosa forma para aplicar en las capacitaciones outdoor que buscan desarrollar habilidades blandas, como el trabajo en equipo y el liderazgo. Pero les faltaba la tecnología para poder desarrollarla. En 2008 Google lanzó su sistema operativo para móviles Android y de ahí la creación del software que les pemitió concretar la idea que tenía en mente había sólo un paso.

Sigue leyendo